Prensa

Ensemble Semura Sonora lleva el concierto “Sonoridades olvidadas” a la provincia de Zamora

La Hiniesta, Fermoselle y Arcenillas, los templos elegidos

La Opinión de Zamora | J. C.  08.10.2020 | 13:20

El grupo Ensemble Semura Sonora regresa con sus conciertos, en colaboración con la coral Camerata Primo Tempo, para dar vida a “Sonoridades olvidadas”. Se trata de un concierto que recupera la música de los maestros de capilla de la Catedral en el siglo XVIII.

Después de su estreno en Zamora el pasado año, ahora Ensemble Semura llevará esta propuesta por la provincia, a La Hiniesta, Fermoselle y Arcenillas.

 

Músicas resucitadas en la Catedral

La especialista zamorana Clara Espinosa impulsa, junto a una decena de intérpretes y la coral Camerata Primo Tempo, un concierto que recupera las obras de los maestros de capilla del siglo XVIII

La Opinión de Zamora | José María Sadia 06.05.2019 | 19:35

Viaje al siglo XVIII para escuchar las “Sonoridades olvidadas” de los maestros de capilla

La Opinión de Zamora | 11.05.2019 | 21:04

El concierto de Ensemble Semura Sonora deleita a Fermoselle

La música de capilla sonó entre los muros de la iglesia de Nuestra Señora de la Bandera

La Opinión de Zamora | Alejandro Bermúdez  18.10.2020 | 14:01

La iglesia de Nuestra Señora de la Bandera, en Fermoselle, es uno de los tres templos de la Diócesis de Zamora que este fin de semana han tenido el privilegio de acoger un concierto de música religiosa ofrecido por la agrupación musical Ensemble Semura Sonora, en colaboración con la coral Camerata Primo Tempo.

Este recital llamado “Maestros de capilla del siglo XVIII” ofrece las siete mejores composiciones que los músicos hallaron en el archivo catedralicio de Zamora, compuestas por siete maestros de capilla que trabajaron para la Seo zamorana durante el siglo XVIII.

La normativa sanitaria motivó que el concierto fuera seguido por un reducido número de privilegiados que lograron entrar en la iglesia antes de completar el aforo reducido de la misma. De esta forma se pudo garantizar las distancias de seguridad entre el público, y entre este y los músicos, amén de otras medidas como el gel hidroalcohólico, una alfombra desinfectante o el uso obligatorio de mascarillas.

Todos los asistentes demostraron su satisfacción con la interpretación de músicos y cantantes con un sonoro aplauso después de cada interpretación.

Voces angelicales atestaron el Santuario

Asociación Cultural el Pulijón | 20.10.2020

Esa sería la definición más real de lo que aconteció días pasados en el Santuario de la Virgen de la Bandera en la villa de Fermoselle. Organizado por la Diputación y el Obispado de Zamora se celebró un concierto de música sacra a cargo de la agrupación musical Ensemble Semura Sonora dirigida por Lucien Julien-Laferrière en colaboración con la coral Camerata Primo Tempo dirigida por Mercedes Lorenzo Arnaz. 

El recital, enmarcado en el ciclo musical denominado “Sonoridades Olvidadas” recogió algunas de las obras de los maestros de Capilla (Alonso Tomé de Cobaleda, Manuel Agullón y Pantoja, Manuel de Osete, José Bonet y Manuel Mancebo) de la Catedral de Zamora entre los años 1710 y 1788. La presentación corrió a cargo de Ana Robles, hija del periodista fermosellano Sixto Robles Farizo, profesora en el Conservatorio Profesional de  Música de Salamanca e investigadora de este tipo de música en el archivo catedralicio zamorano.

Siguió el concierto propiamente dicho con la puesta en escena de ocho composiciones que deleitaron a los asistentes que llenaron el aforo permitido. Espectacular interpretación que se desarrolló con parte de cantantes e instrumentistas en el altar y en el coro consiguiendo una conjunción perfecta de todas sus voces. Impresionantes las intervenciones de la soprano Lina Marcela López y el contratenor Alberto Miguélez Rouco que con sus timbres de voz pusieron a prueba la acústica de este espacio que se debería aprovechar para otros eventos musicales parecidos.

La hora larga que duró la actuación fue seguida con cierta admiración por los espectadores que vibraron sobremanera demostrando su satisfacción con sonoros y largos aplausos al final de cada interpretación. Muchas gracias por el obsequio de vuestro arte. En las paredes del Santuario de Nuestra Señora de la bandera seguirán sonando por mucho tiempo unas voces angelicales que volaron de Zamora a Fermoselle.